domingo, 23 de noviembre de 2014

Michelangelo Antonioni y sus inicios en el cine

Michelangelo Antonioni (1912 - 2017) es uno de los mejores directores del cine italiano, conocido por todos gracias a algunas de sus extraordinarias películas como "Blow Up" (1966), "L'avventura" (1960), "La notte" (1961) o "L'eclisse" (1962), que dirigió en su momento más dorado durante la década de los sesenta. En esta ocasión no hablaremos sobre sus grandes filmes sino de sus inicios como director, que fueron como realizador de documentales de corta duración y no tienen la grandeza o la fama de sus películas, pero son importantes para comprender el desarrollo posterior del director italiano.

En esta serie de documentales, pertenecientes a la primera etapa fílmica de Antonioni, observamos una serie de características comunes que demuestran su visión durante los inicios de su carrera:
  1. Duración de 10 minuto en todos ellos como medida temporal adecuada para mostrar un documental de forma rápida y no aburrir al espectador.
  2. Falta de recursos sonoros, que le obligan a grabar posteriormente la voz en off de un narrador extradiegético. En ocasiones será una mujer y en otras un hombre, además de insertar una banda musical por debajo para amenizar su visionado.
  3. Los temas tratados son lugares o gremios de profesiones, la importancia del lugar en el que viven, así como su forma de moverse (transportes).
  4. Muestra una estética aparentemente preneorrealista, en cuanto a que utiliza a personas de los lugares como "actores" o personajes no profesionales. La iluminación es natural y los movimientos de cámara son escasos.
A continuación puedes ver los documentales y ver un breve análisis de cada uno de ellos:

"Gente del Po" (1947) 

Aunque fue grabada en 1943, no pudo editarse hasta después de la Guerra y fue la primera intrusión de Antonioni en el mundo fílmico. Se trata de un documental de corta duración que narra las costumbres de un lugar a las orillas del Río Po, donde el director pasó su infancia y cerca de donde Luchino Visconti rodaba el primer filme neorrealista "Obsessione" (1943). Rodado con cámara fija y luz natural del atardecer, utiliza a personas del lugar como actores y una voz en off (de mujer) que cuenta su opinión negativa sobre el inmovilismo del lugar. Los jóvenes critican el exceso costumbrismo lugareño, que les obliga a permanecer allí frente a sus espectativas de huir hacia una vida mejor.

La forma de moverse dentro de este lugar quedan patentes del inicio al final, donde se muestran las barcas que cruzan el río, sus puentes y las bicicletas para moverse por tierra. El agua es el centro de la vida del pueblo, por la relación que ésta tiene con el alimento y el oficio de la mayoría de las personas que está asociado a la pesca.


N.U: Netezza Urbana (1948)

Fue grabado en la ciudad de Roma, centrándose en las personas que limpian la ciudad y los lugares por los que pasan. Muestra sitios emblemáticos de la ciudad como Piazza del Popolo, el Gianicolo, las escaleras de Piazza Spagna o Piazza del Quirinale. El narrador, siempre fuera de campo, cuenta la jornada laboral de los barrenderos desde que comienzan el día hasta que finalizan de recoger la basura.

Es interesante ver cómo elabora una historia cíclica que tiene el mismo inicio y final (un tren en la estación). También es característico el uso de las peculiares escobas de los trabajadores que nos ayudan a situarlos en todo momento en la escena. Vemos su despertar, su almuerzo y su vuelta a el lugar donde duermen durante la noche. Al alejarse del centro de la urbe romana, vemos el barro de las calles, la suciedad o las pintadas en los muros, muy comunes en Roma incluso a día de hoy.


"La Villa dei Mostri" (1949)

Se centra en esta villa situada en Bomarzo en el conocido como Parque de los Monstruos, y que hoy en día es un reclamo turístico, mucho más cuidado que cuando Michelangelo Antonioni hizo su documental. El narrador, en esta ocasión, relata la historia del lugar y hace hipótesis sobre las esculturas que vemos alrededor del lugar.

Vemos el castillo en ruinas, eregido por Vicino Orsini, y el deterioro de muchas de las obras de arte escultóricas del siglo XVI. Los movimientos de la cámara en esta ocasión empiezan a hacerse visibles. Barridos verticales y horizontales para poder ver todo lo deseado. Cuentan que la Villa influenció a Salvador Dalí, quien la visitó en 1948 y sintió especial interés en los monstruos que le ayudaron a sus pinturas.


"Superstizione" (1949)

Antonioni se traslada al Sur de Italia para hablar sobre las supersticiones que llevan existiendo desde antaño por todo el territorio italiano. La voz en off, en este caso, nos habla sobre cada una de las supersticiones y el remedio para que no se cumplan. Vemos a los magos que acuden los afectados, las curanderas y como son las mujeres, en su mayoría, quienes creen en estos malos augurios. Es muy destacable la música de Giovanni Fusco que cuadra a la perfección con las acciones de los personajes.


"Sette Canne, un vestito" (1949), 

Es el documental más interesante de los que rueda Michelangelo Antonioni en esta época. Como si de Dziga Vertov se tratase en "El hombre de la cámara" (1929), nos muestra la industrialización y la transformación extraordinaria y compleja de la recogida de la caña hasta convertirla en un vestido. Vemos los camiones recolectando, la fábrica y a las personas trabajando para que toda la maquinaria funcione a la perfección. Muy buen resumen en tan solo 10 minutos del proceso de creación de la celulosa que nos permite comprender su complejidad y su alto coste. Fue Rodado en Torviscosa (Lombardia), donde había una fábrica especializada en ello.


"L'amorosa Menzogna" (1949): 

Breve documental, dirigido por Antonioni, sobre la importancia que tenían los fotoromances en esa época. Las ventas de los conocidos como "Giornali a fumetti" incrementó de sobremanera gracias a estas historias que engancharon a casi todo el público femenino del momento.

Los actores que participaban en ellas se hicieron muy famosos, y en esta pieza podemos ver cómo se creaban estos productos, junto a la repercusión social que tenían. Muestra la profesionalidad alcanzada en este trabajo y el proceso final, donde se pintaban a mano los diálogos. "L'amorosa Menzogna" fue su último corto documental, que no tuvieron gran difusión pero fueron los inicios de este increíble y reconocido director.



Para terminar, hay que decir que faltan por citar dos de sus corto documentales de 1948 porque no he podido encontrarlos, para visualizarlos y analizarlos: "Roma-Montevideo" y "Oltre l'oblio". Podemos asegurar que esta es la muestra de que, para llegar a la perfección hay un largo camino y muchas veces los inicios son decepcionantes, aunque siempre ayudan a crecer.



1 comentario: